Instrumentos musicales aborígenes: violines

El presente informe es una adaptación para primaria del valioso trabajo del bibliotecario, escritor y músico Edgardo Civallero.

Tradicionales de Sudamérica

Las numerosas variantes tradicionales de cuerda frotada derivan de instrumentos traídos desde Europa dese fines del siglo XVI, incluyen rabeles, violas (vihuelas) , de arco y tempranos violines.

Las formas de interpretar el instrumento varían: dese el cuello, desde el hombro o sobre las rodillas.

Las comunidades se valieron de los distintos materiales de los que disponían.

Chile: Se emplean maderas de arce, avellano, coihue, ciruelillo. Suelen tener una caja más plana, pero el instrumento es más grande, lo que da un sonido particular. En la actualidad las cuerdas son metálicas, pero en un tiempo fueron de tripa de carnero.

 

Rabel Chileno: Introducido por los españoles, ha prevalecido el de tres cuerdas frotadas por un arco de crin de caballo o mula negra. Los mapuches utilizaban uno de una cuerda, realizado con maderas de raulí y cedro.

Rabel comparado con violín moderno.
Rabel comparado con violín moderno.
Rabel moderno.
Rabel moderno.

Bolivia: Violín chapaco: Algo más pequeño que el violín tradicional. Los luthiers utilizan distintas maderas para un mismo instrumento. Si el instrumento está realizado con maderas de pino se lo llama suyao.

El cordal, o tiracuerdas se elabora con asta de vacuna o con lata, siendo esta la característica del instrumento.

El violín es el único instrumento que no está afectado por el calendario ritual que indica que instrumentos pueden ejecutarse según la fecha.

 

En el chaco boliviano se interpreta el violín chaqueño, que no se diferencia mucho del violín chapaco.

Violín Guarayo: Término despectivo para un grupo de comunidades originarias. Estos pueblos conocieron el violín por los jesuitas, habiendo tomado la técnica para fabricarlo hicieron uno similar al europeo para las ceremonias en la iglesia y una variante de caña tacuara, el yata miôri, hecho de una sola pieza que compone la caja de resonancia, el mástil y el clavijero. El takuar miôri es otro instrumento híbrido con caja de resonancia de caña y mástil tipo europeo.

 

violín guarayo.
violín guarayo.

Argentina

Nwiké: Rabel monocorde interpretado por los Qom y los pi´laqa. Existen variantes en su nombre, pero se coincide que evocaría el sonido que hace el jaguar al afilar las garras en un tronco.

Documentos de los siglos XVIII y XIX describen a este instrumento como rústico, elaborado con calabaza o tronco de palmera ahuecado. Estaba provisto con un largo mástil de palo borracho, una tapa armónica de cuero o corteza y una única cuerda de tripa o de crin de pecarí o cabello de mujer. Este último utilizado también para el arco.

En la actualidad se construyen a partir de una lata de aceite, la que se quema buscando quitar la pintura para afinar la superficie y mejorar el sonido. Se le introduce una tablilla que hace de mástil y lo atraviesa de punta a punta. En la parte inferior se coloca un cordal de algodón. La cuerda puede ser de crin de caballo o metálica, incluso con los cables de freno de las bicicletas.

 

Rabé o ravé: Vigente entre los Mbyá guaraníes, es un instrumento de tres cuerdas muy parecido a la vihuela medieval. Elaborado con madera de cedro misionero vaciado y tallado a mano, para el mástil utilizan maderas más duras, como el Kurupá  o el guatambú, las piezas se unen con resinas vegetales. Las cuerdas pueden ser vegetales, de tripa o de cerda.

Turumí: Similar a la viola europea, se emplea por los pueblos Ava. Se construye a partir de un único bloque de madera de cedro que se talla y se ahueca, la tapa se construye aparte y s e adhiere con la resina de una planta trepadora del lugar. El arco se  hace con palo amarillo y se completa con fibras equinas o vegetales.